Masa sablée

Share on Facebook0Google+0Tweet about this on TwitterEmail to someone

La masa sablée es la típica masa de galletas de mantequilla. Para mí, insuperable como base de tartas (el hojaldre no me acaba de gustar, aparte de sucio, porque lo llena todo de migas, y difícil de comer). Es muy sencilla de hacer (mucho más que el hojaldre, dónde va a parar) y de trabajar.

Ingredientes
  • 125 g de mantequilla
  • 75 g de azúcar blanquilla
  • 250 g de harina
  • 1 huevo grande
  • 1 rama de vainilla
  • 1 pulgarada de sal

Consideraciones sobre los ingredientes

  • En muchas preparaciones pueden indicar azucar en polvo o glass. Al gusto, yo prefiero el azúcar normal.
  • Si no tenéis vainilla en rama pero tenéis vainillina azucarada (ahora lo llaman azúcar vainillado, traducción directa del francés…), cambiad parte del azucar por la vainillina y listos.
Al lío
  1. Reblandecer la mantequilla hasta que se pueda trabajar. No hay que dejarla líquida, porque se nos separará el suero y el resultado desmerece.
  2. Mezclar con la harina. Una vez bien mezclado, os quedará como arena (sable). Esta es la textura que se conservará. Básicamente vamos a aglutinar estos gránulos de mantequilla con el huevo (no lo pongas todavía) y la harina, de forma que cuando vaya al horno, la mantequilla fundirá y por temperatura “freirá” la mezcla de harina y huevo en gránulos, dejando a su vez un hueco donde estaba.
  3. Abrir longitudinalmente la vaina de vainilla con la punta de un cuchillo y rascar las vesículas que hay en el interior. Mezclarlas con la harina y mantequilla.
  4. Añadir el azúcar y la sal. Remover.
  5. Incorporar el huevo y trabajar con las manos. Debe quedar una masa elática y compacta, algo aceitosa.
  6. Formar una bola con ella, envolver en papel film y poner en la nevera, un par de horas. Se trata de bajar la temperatura de la masa para poder trabajarla más fácilmente con rodillo. Puede conservarse en nevera de un día para otro.
  7. A la hora de usarla, sacarla de la nevera para darle la forma deseada. La cocción dependerá del grosor. En formato galleta o base (hablamos de grosores menores a 0,5 cm), unos 20 minutos a 180ºC sería suficiente.

Indicaciones

  • Es fácil trabajar la masa con rodillo. No desesperéis al sacar la masa de la nevera y os parezca al tacto como una piedra. Aplanad con la mano inicialmente y después, rodillo.
  • Esta masa no hincha, si bien coge algo de volumen por cocción. 

Progreso

Preparando galletas

¡A vuestra salud!
Safe Creative #1111290622786

Podría gustarte también...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *