Quelitas featuring Tigelle

cocina, receta, galletas, cunza
Quelitas featuring tigelle
Share on Facebook0Google+0Tweet about this on TwitterEmail to someone
Todos los años, nuestros amigos Paolo y Bea nos invitan a cenar una plato curioso, procedente de las montañas de Módena.Aunque se las conoce oficialmente como crescentine, vulgarmente se llaman tigelle (que es el cacharro con el que se hacían antiguamente; básicamente una piedra, redonda y plana, que se calentaba al fuego y sobre la que se ponía la pasta, que crecía, de ahí el nombre de crescentine).

Actualmente se hace una masa levada similar al pan, cocida en unos moldes tipo gofrera sobre el fuego. Hincha un un poco, lo que permite partirlas por la mitad y rellenarlas.

El acompañamiento tradicional de las tigelle es una mezcla de manteca, ajo y romero llamado cunza o pesto modenese,  añadiendo parmesano rallado en el momento de la preparación del bocadito. Además, suelen poner un buen surtido de embutidos (incluyendo mortadela, por supuesto), patés, quesos de untar, … y de postre Nutella.
El no tener los moldes dificulta el poder hacer tigelle en casa de cada cual.
Por suerte, la gastronomía patria ofrece un magnífico sustituto. Les galetes d’oli, galetes d’Inca o quelitas (en honor a una visita que hizo Grace Kelly a las islas Baleares, fíjate tú) son una fórmula similar, un poco más crujiente y que no necesita de herramientas específicas. Sólo un horno.
Las volví a recordar gracias a #TodosConManu. Así que revisé la receta de Manu CatMan y nos pusimos manos a la obra.Eso sí, usamos como relleno la cunza de las tigelle y una magnífica sobrasada mallorquina. Y algunas cosas más.

Ingredientes
  • 100 g de agua
  • 50 g de aceite de oliva
  • 50 g de manteca de cerdo
  • 15 g de levadura fresca
  • 275 g de harina
  • 5 g de sal
Relleno (cunza )
  • 50 g de manteca de cerdo
  • 1 diente de ajo
  • Romero
  • 1 cucharadita de queso parmesano rallado
  • Sal
Consideraciones sobre los ingredientes
  • A la cunza le puse cebollino y perejil porque el romero que tenía estaba un poco pocho.
  • Normalmente la cunza no lleva incorporado el parmesano, pero a mí parece así un poco más sabrosa.
Al lío
  1. Mezclar el agua con el aceite, la manteca y la levadura.
  2. Una vez obtenida una mezcla homogénea, ir añadiendo poco a poco la harina tamizándola, sin dejar de remover.
  3. Llegado el momento, amasar con la mano hasta incorporar toda la harina. Debe quedar un poco aceitosa (por eso se llaman galetes d’oli).
  4. Estirar la masa hasta obtener una capa de medio centímetro de grosor (6 mm según nuestro rodillo con regulación de altura, una cosa por demás).
  5. Con un cortapastas (o un vasito o una tacita) cortar círculos en la masa de unos 4-5 cm de diámetro.
  6. Volver a amasar y estirar los recortes, recortando más círculos hasta terminar la masa.
  7. Pinchar los discos de masa con un tenedor para que no suban en exceso o partan en la parte superior.
  8. Poner en la placa de horno engrasada o protegida con tapete de silicona o papel de horno.
  9. Precalentar el horno a 200 ºC, arriba y abajo, con aire si lo tenéis.
  10. Dejar reposar. Yo lo dejé unos 40 minutos, pero con 20 debería ser suficiente.
  11. Bajar el termostato del horno a 180 ºC y hornear las quelitas, colocando la bandeja en una posición media-inferior (para evitar que se nos oscurezcan demasiado por la parte superior).
  12. Sacar del horno cuando empiecen a coger color. En nuestro caso, unos 15 minutos.
Relleno
  1. Reblandecer la manteca de cerdo hasta que sea fácil trabajarla.
  2. En un mortero, majar en pomada el diente de ajo con un poco de sal y el romero (o el perejil o cebollino).
  3. Añadir la manteca de cerdo y remover hasta obtener una pasta homogénea.
  4. Añadir el queso parmesano y volver a remover hasta que se incorpore.
  5. Conservar en la nevera, pero ablandar un poco antes de servir.
  6. A la hora de servir, junto a una quesera con queso parmesano rallado para que el comensal añada un poco más a su gusto.
Indicaciones
  • Esta masa ofrece un poco de resistencia al rodillo (retrocede al estirarla). Si la dejáis reposar un poco antes de estirarla, estirará mejor.
  • Servir calentitas junto con los rellenos para que los comensales las abran y las rellenen con lo que más les apetezca.

Progreso

Mezcla inicial
Añadiendo la harina
Masa (como podéis ver un poco aceitosa)
Estirando
En la placa de horno
Rellenos
Horneadas
A cenar
Aspecto de las tigelle originales y el relleno

¡A vuestra salud!

Podría gustarte también...

10 respuestas

  1. esto si que e sun lujo… salir en 3 recetas de este blog es demasiado!!!! muchisimas gracias por la confianza… me alegro que os gustasen… yo tengo que volver a hacer para cambiar la foto de una vez….

  2. Erpiolin dice:

    No tienen mala pinta, sólo tienes que cambiar el agua por leche y nata y ya tienes la receta de las tigelle.
    El truco del horno ya lo hemos probado alguna vez y la verdad es que es mucho más cómodo que y con el molde controlando el fuego.
    A mi también me parece que la cunza con el parmesano arrejuntao está mucho mejor, pero ya se sabe que con los puristas hay cosas que mejor no plantearlas

    • ¿No te suben mucho las tigelle en el horno? Porque en las quelitas la cantidad de levadura, el dejar levar tan poco antes, no crecen demasiado. Pero he visto la masa que hacéis y debe llevar levando como 1 hora o más, con mucho aire dentro. En el molde, limitas el crecimiento.

  3. Qué ganas le tengo a estas quelitas !! y viendo las tuyas, más, ¡qué buena pinta! Un día de estos me pongo con ellas, ¡a la lista de pendientes!

    Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *