Snacks por error

Share on Facebook0Google+0Tweet about this on TwitterEmail to someone
Me gusta experimentar. Y eso tiene un riesgo. Muchas veces las cosas no salen bien.
Pero, aún así, alguna vez los errores, fallos o resultados anómalos se pueden reciclar. Y algunas, muy pocas, acaban siendo algo digno de repetir.
En este caso, es un error de bulto. Estaba haciendo pruebas para hacer unos macarons para el blog Pimientos Verdes, para el concurso “de un bocado”. Lo cierto es que, como de costumbre, lo que venía en la receta que tenía en un libro y lo que había revisado en Unodedos (muy detallado) era muy parecidos, pero no se ajustaban a lo que yo quería hacer, así que cambié alguna cosa. Y como de costumbre, salió mal.
Donde tenía que aparecer una mezcla firme pero a la vez fluída, consistente pero que se vuelva lisa a los pocos segundos (como otras veces), salió un pegote. Lejos de enviarlo todo a tomar viento, amasé pegotitos más pequeños e hice unas galletitas. Horno y ¡snacks de almendra!.
Salieron buenos y con un aspecto que me pareció elegante, así que aquí os los traigo aromatizados con alguna cosita y los voy a presentar al Concurso del 1er aniversario “De un bocado” del blog Pimientos Verdes, que siempre presenta sus recetas de forma muy elegante.

Ingredientes

  • 140 gr de almendra molida o harina de almendra
  • 100 ml de claras de huevo
  • 1 cucharadita orégano
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo
  • Sal
Al lío
  1. Montar las claras a punto de merengue con una pulgarada de sal.
  2. Mezclar la almendra con el orégano, el pimentón y el ajo.
  3. Incorporar a las claras la mezcla anterior poco a poco. No hay que preocuparse mucho al remover, finalmente quedará una pasta que puede moldearse con la mano.
  4. En placa de horno forrada (silicona, papel de horno) ponemos bolitas chafadas con un diámetro aproximado de 2 € y un grosor de 1 a 1,5 cm.
  5. En horno precalentado a 220 ºC, hornear a 200 ºC, media altura. Me llevó casi 30 minutos que estuvieran duritos sin llegar a dorar.
  6. Dejar enfriar antes de comer si no queréis quemaros como me pasó a mí.
Indicaciones
  • ¿Es necesario levantar las claras? Pues me temo que no debe ser imprescindible pero sí deseable. La masa final no incorpora mucho aire, pero algo si que tiene (y lo notas después de hornear, que quedan un poquito huecos y un pelín más grandes). Podéis probar.
  • No os paséis demasiado de horno. La gracia de estos snacks es que están crujientes por fuera, pero la almendra conserva parte de su humedad por dentro.
Progreso
Empezamos a montar las claras
Mezcla de almendra, pimentón, ajo en polvo y orégano
Acabando las claras
Bien duras
El pegote
Ya horneadas, enfriando todas menos una (con la que me quemé la lengua)

¡A vuestra salud!

Podría gustarte también...

4 respuestas

  1. Graci dice:

    jeje como dicen por aquí..¡qué apañado eres!..suerte en el concurso!

  2. A veces de los errores nos salen cosas bien ricas, se de lo que hablas jajaja

  3. Silvia dice:

    Yo los errores tengo que tirarlos directamente a la basura, jejeje.
    Los snacks tenían que estar muy buenos, tienen una pinta muy rica.
    Suerte en el concurso.
    Besetes!!

  4. galletanas dice:

    que bueno !!

    yo ayer también tuve un fracaso macaronero, si lo se les hecho orégano !! 🙂

    También nos los hemos comido, como marenguitos de almendra . . .

    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *